Banksy, el street art reinventado

banksy

Pocas cosas se saben con certeza sobre la identidad de Banksy, solo que es de nacionalidad inglesa y más concretamente de Bristol. Fue en las calles de esta ciudad donde comenzó a pintar las paredes, más tarde lograría una exposición en Londres y ahora su obra se extiende por todo el mundo.

Sus dibujos suelen ser irónicos y muy idealistas, suelen versar sobre política, cultura pop, anticapitalismo, homofobia o antiguerra. Además en sus pintadas son recurrentes las figuras de ratas, policías o flores.

Con él pasa como con todos los grafiteros, hay quien lo considera un vándalo, por ensuciar el mobiliario urbano, y hay quien, como yo, cree que es arte y que además consigue despertar conciencias.

En 2005 Banksy realizó murales en el muro de la franja de Cisjordania, siendo esta una de las fronteras más vigiladas del mundo. Aquí hizo un trabajo que muestra su descontento con esta barrera infranqueable y sin sentido.

Su método de trabajo se llama stencil, es una técnica artística en la que se utiliza una plantilla con un dibujo recortado que se usa para aplicar la pintura con una forma predeterminada. De esta manera es posible realizar un trabajo mucho más rápido y así los artistas urbanos están más protegidos. Banksy decidió usar esta técnica después de tener que esconderse durante hora de la policía debajo de un camión, para que no lo detuviesen. Mientras estaba escondido observó que en el motor del camión había unas letras escritas con plantilla y así encontró la solución.

Banksy también introdujo disfrazado obras suyas en museos como el MoMA, Tate Modern, MET, Louvre o el Museo Británico. Los responsables de los centros tardaron días en darse cuenta de que entre las obras del museo estaban estas de procedencia desconocida y que contrastaban con las demás.

Para financiarse comenzó a vender sus obras en subastas de arte y vía web por miles de euros, y a realizar trabajos para Greenpeace, Puma o Mtv. Es por esta razón que muchos consideran que el artista se ha vendido, a lo que Banksy alega, que esto le permite financiar más acciones y proyectos que llevar a cabo. Lo cierto es que hoy en día tener “un Banksy” es el deseo de todo coleccionista de arte moderno.

Por otro lado una de las creencias del artista es que el arte debe de ser accesible para todo el mundo, y por eso sigue redecorando ciudades con sus stencils. Muchas de estas obras se acaban perdiendo debido a que son borradas por estar consideradas como vandalismo. Otras son conservadas al estar consideradas obras de arte en vez de simples pintadas. Y además, existen otros grafiteros que encarnan luchas en contra de él, como Robbo o Ozone, los cuales dibujan encima de las plantillas de Banksy.

banksy

Otra polémica entorno a él ha sido que varías galerías de arte de Londres, propiedad de Stephan Keszeler, han robado grafitis de Banksy llevándose el muro entero y sin la aprobación del artista. Todo para luego obtener un gran beneficio subastando las obras. Se han sustraído grafitis en muros de Los Ángeles, Palestina, Brighton y Nueva Orleans.

Una de los últimos proyectos de Banksy es Better Out Than In, en el que el artista ha convertido las calles de Nueva York en un museo. Aquí ha colocado una pieza casi al día durante el mes de octubre. Además en la página de este proyecto existen audio-guias explicativas de cada uno de los stencil grafitis o de las acciones llevadas a cabo. Una de ellas, realizada el 13 de octubre fue colocar un puesto de venta ambulante en el que se podían adquirir lienzos originales y firmados por Banksy a un precio de 60$. Solo consiguió vender unos seis. Tanta gente habrá pasado por delante del puesto colocado en Central Park sin fijarse y que ahora se echarán las manos a la cabeza, puesto que estos lienzos en subasta adquieren un valor muy alto.

 

 

2 Comments

Agradezco mucho tu comentario!

A %d blogueros les gusta esto: